pexels-pok-rie-132037

Cambiar no es tarea fácil

No sólo a nivel personal, que lo es, sino a nivel social. Nuestro entorno nos juzga y critica por salirnos de lo que se considera convencional y normal. Nos llamarán inmaduros, alocados e incluso chiflados, y todo por cambiar de rumbo. Pero ¿ quién no ha cambiado a lo largo de su vida? ¿ quién no ha revisado o modificado sus creencias? La experiencia, las circunstancias, el tiempo han hecho que nos replanteemos nuestra forma de ver el mundo y de actuar en él muchísimas veces. Cuando llegamos a un punto de inflexión, que puede ser una pérdida, una enfermedad grave, un divorcio, entonces miramos hacia atrás y nos damos cuenta de lo que hemos cambiado.

Ser flexibles, revisar nuestra forma de pensar, es una virtud de las personas inteligentes. A veces, es mejor tolerar que las cosas no salgan como queremos, en lugar de enfadarnos. El mundo no gira a nuestro alrededor. Si eres intolerante, lo cotidiano te producirá estrés, estarás de mal humor y gastarás toda tu energía en algo que no merece la pena. La intransigencia genera odio y malestar.

Pero el cambio no tiene que ser doloroso. Hay una antigua filosofía basada en los principios de Tao Te Ching llamada Kaizen que nos enseña que un pequeño paso puede cambiar tu vida. “Un viaje de mil millas comienza con un pequeño paso” (Gran libro del tao).

Utilizando el Kaizen puedes dejar los malos hábitos y crear unos nuevos que te ayuden a hacer ese cambio más fácil y duradero. El cambio más pequeño ayuda a rodear el miedo y nos hace sentir ganadores. Si tengo que llevar una vida más saludable, puedo empezar por subir las escaleras hasta el primero y coger allí el ascensor. Con el tiempo seguiré hasta el segundo y así lograré hacer ejercicio sin sentirme obligada o desalentada por no conseguir ir al gimnasio tres veces por semana.

El Kaizen incorpora pequeños cambios en nuestro día a día casi indetectables pero que poco a poco se convierten en grandes. Las personas descubren que sus mentes acuden a ese nuevo comportamiento sin esfuerzo y con agrado. Nos invita a ver que mejorar nuestra vida es un proceso continuo y que con pequeños pasos podemos lograr grandes cosas.

No es fácil, pero es posible. Ahora que empezamos un nuevo año podemos tener en cuenta estos principios para los propósitos que expresamos para 2021.

¿Lo intentamos?

P.D: Feliz Año Nuevo a todos.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email

Deja un comentario

Suscríbete al boletín

No pierdas ninguna actualización