reflejo

¿Cómo te ves en el espejo?

Por la mañana cuando te levantas ¿qué ves en el espejo? ¿cómo te sientes? ¿qué te dices?

Ya sé que parecen extrañas todas estas preguntas. Tú dirás:

“Por la mañana me despierto y pienso en todo lo que tengo que hacer hoy, que tengo el tiempo justo de llegar a trabajar o a llevar los niños al colegio, los desayunos, las mochilas, la compra, etc. ¿Cómo me voy a parar dos minutos a hablarme delante del espejo? Todos se reirían de mí.”

Pues mi consejo es que lo hagas. Empezar el día con pensamientos positivos ayuda a que nos sintamos mejor y más capaces de enfrentarnos a todo lo que se nos presente.

Cierta dosis de autocrítica es necesaria, pero siempre para aprender y crecer no para fustigarnos. Es cómo recriminarle a tu hijo un mal comportamiento explicándole que está haciendo mal y cómo cambiarlo. No por eso dejas de quererle ¿no?

Autocastigarse no es saludable. Estar todo el día diciéndonos cosas negativas, pensando en lo qué “deberíamos” hacer, comer, vestir, decir…es agotador. Nos consume toda la energía y no sirve para nada más que para que nos sintamos fatal, de mal humor, irritados y sin fuerzas.

Ponerse metas inalcanzables tampoco ayuda. Autoexigencia si, pero dentro de un orden. Autoexigirse para ser competentes en nuestra vida, tanto profesional como personal está bien, pero sin llegar a autocastigarse por no lograr algo.

Si nuestra autoevaluación es estricta nunca estarás bien contigo y eso producirá un efecto negativo de estrés, ansiedad y sensación de no ser capaz de llegar a todo. Hay que ser flexible y evaluar las circunstancias. Hay cosas que se escapan a nuestro control. Ser sinceros y objetivos sin castigarnos. El resultado no es exigible, exigible es el esfuerzo.

¿Por qué tienes que hacer tú todas las tareas? Si no disfrutas de lo que haces, si no te gustan algunas de las actividades que tienes que realizar: delega.

Delegar todo lo posible para así ser más eficiente. Si lo que haces te motiva, te entusiasma, saldrá muchísimo mejor. Te concentrarás y focalizarás para dar lo mejor de ti mismo.

Por todo esto, y muchas otras cosas que ya te iré contando, quiérete la mayor cantidad de tiempo posible. Mírate al espejo y dedícate palabras bonitas y sinceras.

Piensa en lo maravilloso que es tener otro día más en tu vida y no dejes que nada ni nadie te lo estropee.

Tus días son tu vida en miniatura.

Disfruta de los pequeños detalles, de las situaciones cotidianas. En el camino está la felicidad.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email

Deja un comentario

Suscríbete al boletín

No pierdas ninguna actualización