nido vacio

Síndrome del Nido Vacío

¿Has oído hablar del Síndrome del Nido Vacío?

Es más habitual de lo que podamos creer. Cuando llegamos a una época de nuestra vida donde todo parece que se para, donde tenemos un montón de tiempo libre, y no sabemos qué hacer con él, nos sentimos perdidos.

Hace nada, los niños correteaban por el pasillo haciendo un ruido infernal; había que preparar comidas, lavadoras, compras; y íbamos a cien por hora, en piloto automático, sin ser conscientes de nada. No había tiempo para pensar.

Y ahora Silencio. Silencio y tiempo muerto. ¿Qué pensamos? ¿Qué sentimos? Hay muchas personas que no han estado solas desde hace mucho tiempo. La soledad no es mala. Podemos utilizarla para reflexionar sobre nosotros, sobre nuestra vida, lo que queremos hacer de aquí en adelante. Aun así, algunas se sienten mal en soledad, les asusta, las descoloca.

Y empezamos a darle vueltas: ya no sirvo para nada, ya soy muy mayor, eso no es para mí, que he hecho con mi vida…

Preguntas que tenemos que contestar sinceramente y cambiar los pensamientos negativos por pensamientos positivos. Siempre que pienses en algo negativo, cuando te des cuenta, busca dos o tres pensamientos positivos para contrarrestar. No dejes que la negatividad te gane la partida.

Busca tus puntos fuertes, sincérate, todos los tenemos. Por ejemplo: sabes organizar, lo has hecho durante años cuadrando los horarios de tus hijos con el tuyo, las comidas, las clases extraescolares; sabes administrar la economía de tu casa: ingresos y gastos, pagar facturas, invertir en educación, en salud; sabes comprar al mejor precio. Y así podríamos seguir con una lista muy extensa, todo ello, muchas veces, compaginado con una vida laboral fuera de casa, lo cual provoca un gran estrés.

Estas características son habilidades, que quizá no interpretabas de esta forma, no las identificabas, pero que están ahí. Aprovéchalas. Todavía nos queda mucho por hacer en la vida, mucho que vivir. Cosas nuevas y geniales nos esperan. Todas esas actividades que siempre quisiste hacer, pero que retrasabas por algún motivo: clases de baile, de cocina, aprender inglés, jardinería, cualquiera que se te ocurra. Nunca es tarde para aprender. Mientras aprendes, no envejeces, tu cerebro está activo y te mantiene vivo. Es otra etapa diferente, con sentimientos diferentes, con oportunidades y metas diferentes. sólo tienes que atreverte, creer en ti y todo irá bien.

Sencillo, aunque no fácil. No te rindas.

¿Necesitas un poco de ayuda? ¿Alguien que te apoye y te escuche?

Ya sabes donde estoy. No te agobies. Ponte en contacto conmigo y hablaremos, sin compromiso.

https://calendly.com/lomejordetimismo/30min

Comparte esta entrada

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email

Deja un comentario

Suscríbete al boletín

No pierdas ninguna actualización