pexels-quang-nguyen-vinh-4119962

Uno es quien elige ser

¿Por qué esperar a que nos pase algo malo, duro e irreparable para darnos cuenta de lo que realmente es importante? ¿Por qué esperar una crisis para que sintamos que debemos cambiar algo en nuestra vida? Sufrir un duro golpe, como la pérdida de un ser querido, pérdida de trabajo, separación de la pareja, cualquier cosa que nos revuelva por dentro y nos haga pensar y sentir que la vida tiene fecha de caducidad. Debemos aprovecharla hasta el último minuto y vivir a tope.

Siempre me he preguntado como niños inmersos en conflictos muy duros, guerras, malos tratos, ambientes de extremo riesgo que hasta a los adultos nos resultarían muy complicado superar, desarrollan mecanismos de defensa y adaptación para seguir adelante. Eso se llama Resiliencia.

La resiliencia es la capacidad de soportar y recuperarse de un duro golpe que te da la vida. Es creer que, a pesar de los problemas, debemos seguir sin dejar a nadie atrás, implicándonos en buscar soluciones. Es luchar para influir en esas soluciones sin pasividad. Es aceptar el reto de aprender de lo malo y de lo bueno y así llegar a un estado de calma y adaptación para estar abiertos a todas las posibilidades.

Ser resiliente no es fácil, pero se puede practicar y llegar a serlo. Víctor Frankl pasó un período de su vida en un campo de concentración nazi y en ese infierno decidió que nadie le iba a arrebatar “su libre elección de la acción ante las circunstancias, la libertad para elegir su propio camino”. (El hombre en busca de sentido, V. Frankl).

En esa libertad de elección, de actuar de un modo u otro está nuestro sentido de vida. Si somos sinceros, ¿seríamos capaces de soportar circunstancias tan extremas? ¿Podríamos seguir jugando en la calle al futbol con una pelota deshinchada a pesar de las bombas? Somos seres increíbles, que podemos ser todo lo que nos propongamos, y utilizar todas esas cosas negativas para aprender y seguir adelante con más fuerza y más ilusión.

Yo soy quién soy por todo lo que he sentido, vivido, logrado y perdido… Uno es quién elige ser.

¿Y tú? ¿Quién eliges ser?

Comparte esta entrada

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email

4 comentarios en «Uno es quien elige ser»

  1. Nuestra capacidad de elección es el mayor poder que tenemos, nos permite cambiar el enfoque de las cosas.

    Muy interesante 😊

    Responder

Deja un comentario

Suscríbete al boletín

No pierdas ninguna actualización